×
hace 11 meses
[Salud]

‘Tuve que obligarme a parar’: agobia a terapeutas drama Covid

Terapeutas comparten que el atender pacientes también es agotador

Imprimir
Foto: Especial
Escuchar Nota


Monterrey, NL.- Habían pasado unos seis meses desde que inició la pandemia del Covid-19, cuando la psicoterapeuta Rocío Chapa tuvo que poner un alto en su trabajo.

Si no cerraba las puertas de su consultorio para descansar, al menos por unos días, el estrés que sentía en aquellos momentos de septiembre la iba a rebasar.

"Hubo unos tres días de un pico que hubo fuerte, en el que tuve que cancelar toda mi consulta porque dije: 'También yo me siento muy agotada'. El estrés ya me empezaba también a afectar", relata la especialista de 50 años.


"Empecé a tener miedo: '¿Cómo voy a ayudar a mis pacientes si esto ya me está sobrepasando a mí también?".


La terapeuta Ana, quien prefirió omitir su apellido, vivió un escenario similar en noviembre.

Recuerda que en esos días más personas comenzaron a solicitar apoyo emocional al percibir que la contingencia sanitaria se alargaría por mucho más tiempo.

"Tuve que obligarme a parar", cuenta la psicóloga. "A lo largo de tres semanas, tuve que cancelar todos los (pacientes) del siguiente día para poder descansar, organizar información.

Sentí ese agobio y tuve que recurrir a eso".


Desde que llegó la pandemia, se ha hablado de la importancia de cuidar la salud mental.

Los profesionales de esta área han ayudado a las personas a mantener su bienestar en una época de crisis, tristeza, dolor e incertidumbre.

Pero la demanda en estos servicios ha crecido tanto y las situaciones que se viven son tan atípicas e universales, que ahora los terapeutas enfrentan un gran reto para continuar brindando la atención sin descuidar su propio bienestar emocional.

Cercanía emocional

Cuando un psicólogo trabaja en terapia, explican los especialistas, pone en práctica una especie de distancia emocional. Es capaz de empatizar con el paciente y separar sus problemáticas de las propias, para no mezclarlas y poder intervenir de forma profesional.

Pero ahora, durante la contingencia, mantener esta distancia se vuelve más complicado.

Es difícil no sentirse identificado con las situaciones que están atravesando los pacientes, pues gran parte de ellas están relacionada con la pandemia.

"La persona habla de sus temores con la pandemia y, de alguna manera, toca nuestros propios temores, o habla de la muerte de familiares y uno también tiene muerte o enfermedad de familiares", indica la psicoterapeuta Martha Patricia Zavala.


"Se vuelve más laborioso mantener esta distancia emocional, tratar de mantenernos objetivos, entender y escuchar su dolor y su preocupación, y que no se mezcle con el nuestro, porque es algo que sí nos concierne y sí nos toca".

Además, la pandemia se ha vuelto el tema principal de conversación en prácticamente todos los círculos sociales, por lo que para los especialistas en salud mental puede tornarse agobiante el tener que escuchar sobre esto todo el tiempo.

"Platicas con amigos y es el tema de la pandemia; platicas con la familia y es el tema de la pandemia; todos los pacientes también traen el tema de la pandemia", expresa la psicoterapeuta Mariel Contreras. "De repente se convierte cansado que sea el único tema de conversación".


Agenda saturada

Al inicio de la pandemia, los psicólogos tuvieron que cerrar las puertas de sus consultorios y migrar al mundo digital.

Muchos pacientes optaron por abandonar sus terapias porque no se sentían cómodos en esta modalidad.

Meses después, cuando los terapeutas pudieron volver a consultar de forma presencial, no sólo recibieron a aquellos que habían dejado la terapia, también a muchos nuevos pacientes buscando ayuda ante los cambios en la vida derivados de la contingencia.

"Lo que a mí me afectó con el paso del tiempo fue el no poder atender a tanta gente. Me empecé a sentir desesperada, ansiosa", narra la psicóloga Chapa.

"Había pacientes que ya estaban muy avanzados (en la terapia) y con la pandemia volvieron a recaer, y había pacientes nuevos, gente que estaba tranquila, pero con la pandemia empezó a presentar trastornos".

Problemas de convivencia en la familia y en la pareja, trastornos del sueño, problemas de atención, crisis de ansiedad, pensamientos depresivos y otras afectaciones por el encierro ahora son temas recurrentes en los consultorios.

Las problemáticas emocionales se exacerban a la luz del aislamiento, de la incertidumbre y de todo lo que se está viviendo actualmente, precisa la terapeuta Ana.

Para algunos profesionales, las solicitudes de atención se han incrementado entre un 40 y 60 por ciento. Otros, incluso, reportan un crecimiento del doble en la demanda.

"Todos los colegas que hablamos decimos que tenemos muchísimo trabajo", señala la psicoterapeuta Zavala, especialista en clínica con niños y adolescentes.


"No tenemos horarios disponibles".

Un gran reto

Los especialistas en salud mental viven ahora un momento clave donde deben poner en práctica todo lo aprendido durante su carrera.

"Como terapeutas, necesitamos de muchísima resiliencia, de muchísimo trabajo personal y profesional para poder dar lo mejor de nosotros", considera la psicóloga Michelle Salinas, directora del Centro de Psicología y Psicopedagogía Psicree.


Éstas son las recomendaciones que los terapeutas brindan para otros profesionales que puedan estar enfrentando momentos de agobio emocional:

  • Aceptar que pueden sentirse agobiados.

  • No tener miedo de pausar la práctica profesional.

  • Buscar espacios para hablar.

  • Trabajar en su vida privada.

  • Retomar terapia personal.

  • Buscar supervisión profesional.




  • Imprimir
    te puede interesar
    similares
    -->
    {/exp:ce_cache:it}