×
hace 1 año
[Estados]

Cae por muerte de interno en centro de rehabilitación en Nuevo León

Humberto Javier, de 42 años, fue acusado por el delito de homicidio calificado de Christian Israel Medellín López, de 33 años.

Imprimir
Escuchar Nota


Ciudad de México.- Un segundo implicado en la muerte de un interno en un centro de rehabilitación, en Santiago, fue detenido y recluido en el Cereso de Apodaca.

Humberto Javier, de 42 años, fue acusado por el delito de homicidio calificado en perjuicio de Christian Israel Medellín López, de 33 años.

Su detención se realizó en calles de la Colonia León XIII, en Guadalupe, donde agentes ministeriales lo ubicaron y le notificaron una orden de aprehensión.

Tras ser recluido, compareció ante el Juez de Control que ordenó su captura, y un agente del Ministerio Público de la Fiscalía Regional Centro le formuló imputación por el asesinato.

Un cómplice identificado como Enrique Ricardo es procesado por el mismo crimen, desde el 24 de junio, cuando fue detenido con una orden de aprehensión.

El Ministerio Público lo acusó de haber tenido una participación directa en el homicidio de Medellín López, cometido el 11 de junio del años pasado a las 5:36 horas.

Los hechos ocurrieron en el interior del Centro de Rehabilitación "Quinta Santa Engracia", ubicado sobre la calle Héctor González, en la Colonia San Juan de los Rodríguez, en Santiago.

Con versiones de testigos e información obtenida dentro de la investigación, se estableció que en el crimen están implicados Humberto Javier, Enrique Ricardo y dos prófugos.

Se acreditó que el día del asesinato, durante la madrugada, en una de las habitaciones del centro contra las adicciones, Medellín López sufrió una crisis y empezó a expresar incoherencias.

Los otros internos le exigieron que se callara y los dejara dormir, e instantes después, los detenidos, Humberto Javier y Enrique Ricardo, así como los prófugos, se levantaron, lo sujetaron del cuello para someterlo.

La víctima opuso resistencia, por lo que fue golpeado por sus cuatro compañeros, quienes luego lo amarraron de pies y manos y le introdujeron un calcetín en la boca.

Se precisó que lo dejaron sujetado en la parte baja de una de las literas, y luego de varias horas, al ver que Medellín López ya no hacía ruido y no respondía a los llamados que le hicieron, se acercaron y lo desamarraron.

Dieron aviso al personal de la clínica y lo trasladaron a una clínica, ubicada sobre el kilómetro 241 de la Carretera Nacional, en la Colonia Bosques de las Lomas, en la Comunidad San Pedro, en Santiago.

Un médico de Guardia confirmó el fallecimiento y en la necropsia, los médicos legistas asentaron que Medellín López murió de asfixia por estrangulamiento.

Tras valorar las pruebas, el juez decidió vincularlo a proceso penal.



Imprimir
te puede interesar
similares
-->
{/exp:ce_cache:it}